Seleccionar página

 La respuesta corta: Si, absolutamente! La explicación y los motivos son varios. Con un mercado en constante evolución un producto sin un packaging correctamente direccionado es en definitiva un producto sin posibilidades de competir.
 Pero veamos en 1er lugar; Que es el packaging? Como otra de las tantas palabras inglesas adoptadas por los hispano parlantes la palabra en si pasa a transformarse en un concepto y engloba varios aspectos.

 El camino que recorre un producto desde que deja la fábrica es largo y está lleno de diferentes estadios; pero sin dudas el momento clave es cuando se encuentra “cara a cara” con el cliente, en este momento un packaging que solo responda a las necesidades de distribución y logística de transporte no podrá competir contra aquel que logre comunicarse con el posible comprador, no importa si nuestro producto es mejor que los demás, en ese momento crucial de toma decisión por parte del cliente necesitamos como diseñadores pensar de manera creativa e innovadora como atraer su atención para inclinar la balanza.

El packaging contiene, protege, conserva, transporta, informa, y lo más importante,
se vende.

 El camino que recorre un producto desde que deja la fábrica es largo y está lleno de diferentes estadios; pero sin dudas el momento clave es cuando se encuentra “cara a cara” con el cliente, en este momento un packaging que solo responda a las necesidades de distribución y logística de transporte no podrá competir contra aquel que logre comunicarse con el posible comprador, no importa si nuestro producto es mejor que los demás, en ese momento crucial de toma decisión por parte del cliente necesitamos como diseñadores pensar de manera creativa e innovadora como atraer su atención para inclinar la balanza.

Un buen packaging es quizás el elemento que hace más perdurable la imagen de marca de un determinado producto.  Aspectos como lo funcional, lo reutilizable que sea y que su diseño sea atractivo son esenciales para que el envase se convierta en un valioso añadido al producto final.

 
 En futuros posteos ampliaremos cuales son los ementos a considerar a la hora de proyectar tanto el diseño gráfico como estructural de mi marca.